domingo, 6 de enero de 2008

SIAMESES & EL ALMA DE LOS EMBRIONES

El debate sobre la identidad de las células madres y la existencia de un alma o esencia inmaterial tiene una discusión siamesa. Así como el progreso científico genera en la actualidad entropía en las perspectivas religiosas, la particular naturaleza de ciertos nacimientos ha cuestionado desde siempre la falsa dualidad cuerpo-alma.

Además de aquellos gemelos nacidos como dos individuos, existe toda una gama continua de casos intermedios entre los cuales, uno de los más llamativos es el denominado “Craniopagus parasiticus”. En esta instancia un individuo tiene adosado en su cabeza, una cabeza extra de otro individuo que no completa su formación.

El primer caso registrado en la literatura científica corresponde a un nacimiento en 1783 en la aldea Mundul Gait en Bengala. Los cráneos, del o de los niños de Bengala, se encuentran actualmente en el Museo de William Hunter en Glasgow, Escocia (1) La historia cuenta que la tumba bengalí, fue analizada o profanada (según quien lo diga) por un funcionario ingles, Mr. Dent, quien notó que cada cabeza contenía dos cerebros bien formados y distintos, cada uno de los cuales presentaba las meninges completas y recibía nutrición.

Casos más conocidos son las siameses Abigail y Brtittany, de quienes pululan por la red centenares de fotos y videos (2) para saciar la sed de los curiosos y el regocijo de los morbosos. El 1 de abril de 1996 la revista LIFE titulaba con ellas: “Un cuerpo, dos almas” (3)

Sin embargo no les interesó hacer tapa con Lakshmi Tatama, provista con una sola cabeza pero con cuatro piernas y cuatro brazos (4).

¿Cuántos individuos son Lakshmi?

¿Será que quienes creen en la existencia de un alma inmaterial presuponen que ésta se domicilia en la cabeza?

“La pregunta no tiene respuesta porque es una pregunta equivocada. La antigüa cuestión de la individualidad de los hermanos siameses descansa sobre el supuesto de que los sujetos pueden reducirse a categorías discretras. Si aceptamos que nuestro mundo esta repleto de continuos irreductibles no debe preocuparnos la condición intermedia…” (5). En efecto la materia esta repleta de grises y tonalidades intermedias.

Quienes asumen como verdadera la dualidad cuerpo-alma, no deberían preguntarse por el alma de un óvulo recién fecundado o de particulares casos de gestación de siameses, sino por la de los políticos con poder de decisión, líderes hipócritas que se sienten ungidos (¿o untados?) por un mandato divino a defendernos del “mal”. Amén.

(1) http://www.hunterian.gla.ac.uk/collections/summary/museum/medicine_anatomy.shtml

(2) http://damncoolpics.blogspot.com/2007/02/girl-with-two-heads.html

(3) http://www.life.com/Life/cover_search/view?coverkeyword=Abigail&startMonth=1&startYear=1936&endMonth=12&endYear=2007&pageNumber=1&indexNumber=0
(4) http://www.mediatakeout.com/15618/shocker_pics_of_a_baby_born_with_four_arms_and_four_legs_parental_discretion_is_advised.html
(5) El párrafo es de Stephen Jay Gould, La sonrisa del flamenco. Reflexiones sobre Historia Natural, Hermann Blume, Madrid, 1987. Ensayo: “Vivir interconectado”