jueves, 17 de enero de 2008

RES NON VERBA & LA EVOLUCION


No es fácil que entendamos las diferencias entre lo que es real y aquellas cosas que sólo pertenecen al ámbito de nuestras ideas. Podemos aceptar de entrada, una suposición básica y simple de 'realismo ontológico'. Esta postura, desprestigiada por los esperpentos postmodernistas del siglo pasado (e.g.: 1) y aún de moda en ciertos círculos con aristas, afirma que las cosas o el universo en general existe con independencia del observador.
.
La bien conocida alegoría de las cavernas, del entrañable universo platónico, nos confiere sólo una bella imagen, nada más. No asumimos la existencia en el mundo real de un triángulo o el número 5. Estos objetos conceptuales o abstractos no tienen existencia real, son construcciones realizados por la materia humana en su devenir reflexivo (o al menos de el de algunos).

Entonces, podríamos preguntarnos:
.
¿Qué objetos ‘si’ existen en el mundo?
.
Un ‘hecho’ involucra alguna cosa concreta o material (con existencia real) es decir, un estado de una cosa o un cambio de una cosa. Podemos decir entonces que los 'hechos' son objetos y existen en el mundo real. Estas posturas se encuentran claramente explicadas por Mahner y Bunge (2) y esto es una opinión (no un hecho).
.
En un reciente artículo de Kirk Fitzhugh (3) se nos alerta sobre algunas de estas diferencias. Pero tal vez lo más llamativo es el ensañamiento particular de Kirk con dos autores (4). La crítica parece ser correcta, pero sin lugar a dudas es injusta y desmedida. Sobre todo si contabilizamos la escasa reflexión filosófica que encierran las publicaciones científicas de los últimos tiempos. Trabajos que con un grado de especialización extrema, convierten a sus autores en meros técnicos o bárbaros sensu Ortega y Gasset (5) y (5bis)
.
Kirk afirma sin titubeos que la ‘evolución biológica no es un hecho’.
.
En el marco de realismo que mencionamos anteriormente, una hipótesis bien confirmada no es un hecho, se refiere a un hecho. Una proposición fáctica verdadera no ‘evoluciona’ en un hecho o siquiera se transforma en un hecho con el transcurso del tiempo. La teoría(s) de la evolución no se ha transformado en un hecho a través del tiempo.
.
¿Decimos entonces que la ‘evolución biológica’ no existe?
.
Para Kirk la evolución es un conjunto de teorías aplicadas a una variedad de cuestiones causales. No se discute aquí sobre la realidad de los procesos involucrados entre distintos hechos del mundo natural que comúnmente se describen como: ‘evolución’.
.
Esto es un juego semántico que sirve para diferenciar dos tipos de objetos, las cosas y los constructos. Y como todo objeto pertenece a alguna de estas dos clases –o cosa real o constructo mental- y además, ningún objeto pertenece a ambas clases, entonces, bueno hay que decirlo, entonces la ‘evolución’ no es un hecho.
.
Dejando de lado los aplausos del comité epistemológico internacional, deberíamos reflexionar sobre el escuálido favor que Kirk Fitzhugh le hace a las disciplinas biológicas. Sobre todo considerando tan nefasto y populoso auge creacionista en el Hemisferio Norte.
.
Estas personas, acostumbradas a encajar los ‘hechos’ en las literalidades bíblicas, encontrarán un festín al leer que la evolución no es un hecho. Pero de seguro gritarán “pido gancho” a la hora de hacer un encuadre de ‘dios’ en el realismo ontológico.
.
El problema es el analfabetismo científico decía Marcelino Cereijido. Pero se quedó a mitad de camino. Hablaba del 'lego' y olvidó el analfabetismo filosófico de los científicos. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio (6) ¿O tal vez si?
.

Mahner, M. & Bunge, M. (1997). Foundations of Biophilosophy. New
York: Springer-Verlag.
(3) Fitzhugh, K. (2008). Fact, theory, test and evolution. — Zoologica Scripta, 37, 109–113.
(4) Barnosky, A. D. & Kraatz, B. R. (2007). The role of climatic change
in the evolution of mammals. Bioscience, 57, 523–532.
(6) "Sinceramente Tuyo" Joan Manuel Srreat http://www.trovadores.net/nc.php?NM=2112

domingo, 6 de enero de 2008

SIAMESES & EL ALMA DE LOS EMBRIONES

El debate sobre la identidad de las células madres y la existencia de un alma o esencia inmaterial tiene una discusión siamesa. Así como el progreso científico genera en la actualidad entropía en las perspectivas religiosas, la particular naturaleza de ciertos nacimientos ha cuestionado desde siempre la falsa dualidad cuerpo-alma.

Además de aquellos gemelos nacidos como dos individuos, existe toda una gama continua de casos intermedios entre los cuales, uno de los más llamativos es el denominado “Craniopagus parasiticus”. En esta instancia un individuo tiene adosado en su cabeza, una cabeza extra de otro individuo que no completa su formación.

El primer caso registrado en la literatura científica corresponde a un nacimiento en 1783 en la aldea Mundul Gait en Bengala. Los cráneos, del o de los niños de Bengala, se encuentran actualmente en el Museo de William Hunter en Glasgow, Escocia (1) La historia cuenta que la tumba bengalí, fue analizada o profanada (según quien lo diga) por un funcionario ingles, Mr. Dent, quien notó que cada cabeza contenía dos cerebros bien formados y distintos, cada uno de los cuales presentaba las meninges completas y recibía nutrición.

Casos más conocidos son las siameses Abigail y Brtittany, de quienes pululan por la red centenares de fotos y videos (2) para saciar la sed de los curiosos y el regocijo de los morbosos. El 1 de abril de 1996 la revista LIFE titulaba con ellas: “Un cuerpo, dos almas” (3)

Sin embargo no les interesó hacer tapa con Lakshmi Tatama, provista con una sola cabeza pero con cuatro piernas y cuatro brazos (4).

¿Cuántos individuos son Lakshmi?

¿Será que quienes creen en la existencia de un alma inmaterial presuponen que ésta se domicilia en la cabeza?

“La pregunta no tiene respuesta porque es una pregunta equivocada. La antigüa cuestión de la individualidad de los hermanos siameses descansa sobre el supuesto de que los sujetos pueden reducirse a categorías discretras. Si aceptamos que nuestro mundo esta repleto de continuos irreductibles no debe preocuparnos la condición intermedia…” (5). En efecto la materia esta repleta de grises y tonalidades intermedias.

Quienes asumen como verdadera la dualidad cuerpo-alma, no deberían preguntarse por el alma de un óvulo recién fecundado o de particulares casos de gestación de siameses, sino por la de los políticos con poder de decisión, líderes hipócritas que se sienten ungidos (¿o untados?) por un mandato divino a defendernos del “mal”. Amén.

(1) http://www.hunterian.gla.ac.uk/collections/summary/museum/medicine_anatomy.shtml

(2) http://damncoolpics.blogspot.com/2007/02/girl-with-two-heads.html

(3) http://www.life.com/Life/cover_search/view?coverkeyword=Abigail&startMonth=1&startYear=1936&endMonth=12&endYear=2007&pageNumber=1&indexNumber=0
(4) http://www.mediatakeout.com/15618/shocker_pics_of_a_baby_born_with_four_arms_and_four_legs_parental_discretion_is_advised.html
(5) El párrafo es de Stephen Jay Gould, La sonrisa del flamenco. Reflexiones sobre Historia Natural, Hermann Blume, Madrid, 1987. Ensayo: “Vivir interconectado”