domingo, 6 de enero de 2008

SIAMESES & EL ALMA DE LOS EMBRIONES

El debate sobre la identidad de las células madres y la existencia de un alma o esencia inmaterial tiene una discusión siamesa. Así como el progreso científico genera en la actualidad entropía en las perspectivas religiosas, la particular naturaleza de ciertos nacimientos ha cuestionado desde siempre la falsa dualidad cuerpo-alma.

Además de aquellos gemelos nacidos como dos individuos, existe toda una gama continua de casos intermedios entre los cuales, uno de los más llamativos es el denominado “Craniopagus parasiticus”. En esta instancia un individuo tiene adosado en su cabeza, una cabeza extra de otro individuo que no completa su formación.

El primer caso registrado en la literatura científica corresponde a un nacimiento en 1783 en la aldea Mundul Gait en Bengala. Los cráneos, del o de los niños de Bengala, se encuentran actualmente en el Museo de William Hunter en Glasgow, Escocia (1) La historia cuenta que la tumba bengalí, fue analizada o profanada (según quien lo diga) por un funcionario ingles, Mr. Dent, quien notó que cada cabeza contenía dos cerebros bien formados y distintos, cada uno de los cuales presentaba las meninges completas y recibía nutrición.

Casos más conocidos son las siameses Abigail y Brtittany, de quienes pululan por la red centenares de fotos y videos (2) para saciar la sed de los curiosos y el regocijo de los morbosos. El 1 de abril de 1996 la revista LIFE titulaba con ellas: “Un cuerpo, dos almas” (3)

Sin embargo no les interesó hacer tapa con Lakshmi Tatama, provista con una sola cabeza pero con cuatro piernas y cuatro brazos (4).

¿Cuántos individuos son Lakshmi?

¿Será que quienes creen en la existencia de un alma inmaterial presuponen que ésta se domicilia en la cabeza?

“La pregunta no tiene respuesta porque es una pregunta equivocada. La antigüa cuestión de la individualidad de los hermanos siameses descansa sobre el supuesto de que los sujetos pueden reducirse a categorías discretras. Si aceptamos que nuestro mundo esta repleto de continuos irreductibles no debe preocuparnos la condición intermedia…” (5). En efecto la materia esta repleta de grises y tonalidades intermedias.

Quienes asumen como verdadera la dualidad cuerpo-alma, no deberían preguntarse por el alma de un óvulo recién fecundado o de particulares casos de gestación de siameses, sino por la de los políticos con poder de decisión, líderes hipócritas que se sienten ungidos (¿o untados?) por un mandato divino a defendernos del “mal”. Amén.

(1) http://www.hunterian.gla.ac.uk/collections/summary/museum/medicine_anatomy.shtml

(2) http://damncoolpics.blogspot.com/2007/02/girl-with-two-heads.html

(3) http://www.life.com/Life/cover_search/view?coverkeyword=Abigail&startMonth=1&startYear=1936&endMonth=12&endYear=2007&pageNumber=1&indexNumber=0
(4) http://www.mediatakeout.com/15618/shocker_pics_of_a_baby_born_with_four_arms_and_four_legs_parental_discretion_is_advised.html
(5) El párrafo es de Stephen Jay Gould, La sonrisa del flamenco. Reflexiones sobre Historia Natural, Hermann Blume, Madrid, 1987. Ensayo: “Vivir interconectado”

16 comentarios:

Anónimo dijo...

La existencia del alma, es un concepto religioso, existen personas que lo crean y otras no. Pero si la ciencia entra en ese terreno, o al revés, (más bién lo que ocurre es al revés), lo que se está vulnerando es el desarrollo científico, por una creencia irracional y religiosa. Yo creo, aunque ya dije que no sé mucho del tema que la religión, el que se la crea, la practique sin imponer nada, y en plena individualidad. Y los científicos deberán dar respuesta, por ejemplo a los períodos de gestación, si el feto es viable o no. Pero nunca bajo postulados religiosos, ni los políticos deben intervenir en este tema, sólo para facilitar la labor de investigación. Porque de no ser asi, me pregunto ¿se podrá avanzar? y me parecería una postura muy hipócrita, ya que si los embriones pueden ser utilizados, para paliar o curar terribles enfermedades ¿cúal es su ética?. Pero sí el tema de los plazos me parece que los científicos, olvidándose de religiones, deberían ser ellos quiénes dieran la respuesta. Y el alma que se lo dejen a la religión, porque nunca podrán ir por el mismo camino ciencia y creencias irracionales. SARA.

P.D. Muy bueno, lo del alma en la cabeza y el artículo.

Anónimo dijo...

Nunca entenderá la informática...tres veces el mismo comentario. En algo fallé. Disculpas. SARA

Pensamiento libre dijo...

Gracias por tu comentario SARA. Ya solucioné los comentarios duplicados, no hay problema (mejor que sobren y no que falten!)

Creo que el principal inconveniente radica en que muchas de las creencias religiosas son absolutas, y no admiten vivir según sus normas sin imponerle nada a los demas. Creo que sino no habría problemas. En cuanto al progreso científico, nunca la intereso. Durante mucho tiempo lo vieron como una amenaza, y actualmente lo asumen como un peligro al pensamiento libre y a la pérdida de socios.

Saludos.

Anónimo dijo...

Dígaselo a Giordano Bruno! Pego una entrevista a San Harris, bastante interesante
http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=954
Saludos
Laura

Pensamiento libre dijo...

Gracias por la data de sinpermiso Laura, no la tenía. Saludos.

Anónimo dijo...

He estado leyendo un artículo en El Pais, y los embriones con los que se investiga tienen 14 días, todavía, no tienen cerebro ni sistema nervioso. Por lo que no hay vida. La disputa es por tanto, cómo comentaste por la posibilidad de romper una vida. El debate, es totalmente absurdo. Efectivamente, se oponen por su pérdida de poder, es lo único que les interesa, pero si son tan humanos,¿por qué no se preocupan de las enfermedades tan "extremas" que sufren los seres humanos?. No se trata de evitar la muerte, pero sí, la calidad de vida, evitar el sufrimiento.....yo lo veo muy hipócrita. Un saludo. Sara.

Anónimo dijo...

P.D. Si no hay vida, ellos mismos caen en su trampa, no hay alma. Sus argumentos ya están invalidados. Sara.

Pensamiento libre dijo...

Creo que entiendo la intención de sus palabras Sara (y disculpe la libre interpretación, usted dira si me equivoco).

No sé quien firma la nota de El País, pero sin embargo, el hecho es que SI hay vida. No hay sistema nervioso es cierto. Pero una gameta, un espermatozoide o un óvulo, SON células vivas. La fecundación es una continuidad de la vida, no la creación. No se crea la vida de la nada luego de 14semanas, pero si claro ESA vida tiene un "aire" más humano podríamos decir. Claro que podríamos hacer toda una escala de "humanidad" con distintos caracteres que aparecen en el embrión y no ganaríamos demasiado.

El punto que si podríamos discutir, es la ausencia de alma, porque no existe en el mundo real una esencia inmaterial.

Podríamos tambien discutir si ese acúmulo de células vivas puede detener el sufrimiento de un ser vivo completamente desarrollado.

Saludos y gracias nuevamente por pasar.

Anónimo dijo...

No, muchas gracias a Vd., el artículo no le puedo decir quien lo firmaba, no me fijé. Pero, discúlpeme a mí, estoy intentando entender los argumentos de los que están en contra, del proceso, en fin quiero conocer el debate o simplemente ¿por qué existen tantos problemas?.

La interpretación a lo expuesto por mí, es más que correcta. Yo no creo que exista alma, pero no puedo demostrarlo, entonces caería en lo mismo que las personas que lo aseguran. Pero un embrión de 14 días, es una futura vida, pero poco más que una ovulación, sino existe persona, ¿es más importante una discusión teológica, que no lleva nada más que a perder tiempo, mientras personas vivas se pueden beneficiar del progreso científico?. Para mí, y tengo mucho por leer, está primando el dogmatismo, sobre logros científicos. La ciencia, empleando sus conocimientos para el bien de la humanidad, se debe apoyar, aún por los que no sabemos nada, y acercarnos y conocer su método. Pero la religión la creencia o no creencia, no tiene pruebas y entorpece, el pensamiento. Que cada uno crea o no, pero que se quede ahí, no tiene que entender de ciencia, ni política.

Muchas gracias. Seguiré leyendo sobre el tema y otros, el aprendizaje, para mí es la esencia de la vida, no se corta a una edad, y creo que es muy importante cuestionarnos temas. Escuchar y no ser conformistas. Un saludo. Sara.

Anónimo dijo...

Aunque pensando si yo no creo en la existencia del alma ¿cómo podría aportar pruebas? Los que deben demostrarlo son los que creen. Un saludo. Sara.

Pensamiento libre dijo...

SARA: muchas gracias por su aporte. Si, es evidente que para muchos la discusión teológica es más importante que el progreso científico o simplemente aliviar el dolor de una persona.

Ahora, si me gustaría destacar algo. Un embrión, un óvulo o un espermatozoide, SI son seres vivos. La gran diferencia es que claro esta no son personas, ni siquiera seres vivos con autonomía.

Respecto de las pruebas es así, no necesitamos quienes no consideramos válido el pensamiento mágico aportar pruebas. Quien crea en el alma sabrá porque lo hace.

Hago propio el último párrafo de su primer mensaje. Aprender, escuchar y no ser conformistas, brindemos por eso.

Un saludo.

Anónimo dijo...

El problema es que la religión no ofrece pruebas ni causas (por eso es un pensamiento irracional) o se cree, o no se cree. La fundamentación está al interior del discurso, en la autoridad que lo emana o en la tradición de la creencia, pero no existe la prueba empírica. Somos nosotros (los que no creemos) quienes exigimos esa prueba. Por ésto (y varias cosas más, claro), no existe posibilidad de discusión entre ciencia y religión. Ambas tienen lógicas y formas de validación distinta. Para los que se preocupan por la existencia de un alma en un grupo de células les preguntaría si el mismo cuestionamiento se lo hacen ante la necesidad de un transplante. Una persona con muerte cerebral está apta para que le extraigan òrganos para transplante. Es que el alma de esta persona se fué cuando se apagó el cerebro? De ser así, el alma está en el cerebro. Un grupo de células no tiene cerebro, ni hay especialización, ni nada. Entonces, dónde está el alma?
Por otro lado, recuerdo que hace un tiempo, el papa abolió por decreto el limbo (ese "espacio" al que iban a parar las almas de los niños inocentes). Será por ésto, que se quedaron sin guardería, que temen por el destino de las almas de las pobres celulitas, y no saben qué hacer con ellas?
Saludos
Laura

Mensajero dijo...

Hace poco fui padrino de bautismo y quedé estupefacto ante un argumento del catequista. Mas o menos dijo: "hasta que no los bautizamos son como un pedazo de carne, no tienen alma".
Y yo me pregunté: ¿ Entonces por qué molestan tanto con el aborto?
Como sabrá por otros blogs no soy precisamente "del palo" de la ciencia, pero supongo que el siguiente argumento que un místico amigo importó de Japón le va a gustar, me dijo: "una buena noticia y una mala noticia, la buena, el alma existe, la mala, lo inmortal es la carne."
Saludos.

Pensamiento libre dijo...

Laura: Uno estaría tentado a darle toda la razón y decirle que entre la ciencia y la religión no hay posibilidad de discusión (es en parte el argumento de Stephen Jay Gould), pero si bien ambos tienen "métodos" distintos (o al menos la ciencia lo tiene) ambos terminan en última instancia intentando responder las mismas preguntas básicas sobre la existencia o la naturaleza humana. Allí se da el enfrentamiento a mi entender.

Mensajero: El argumento oriental es interesante, nos muestra la verdadera inmortalidad que queremos. Me quede pensando ahora...¡¿Y qué le contesto el catequista?!

Mensajero dijo...

No le contesté nada, lo comenté con el padre del niño reservadamnente. El resto de los asistentes a la reunión prebautismal me hubiese odiado.
Y mi cuñada también.

Pensamiento libre dijo...

Si, por eso he decidido nunca más aceptar ese tipo de pedidos. Incluso cuando siempre he aclarado la posición de uno frente a esos actos religiosos y la familia del bebe me insiste que no les importa "si total"...y uno siempre piensa ¿Y para que lo hacen entonces? En fin.