viernes, 12 de diciembre de 2008

El nacimiento fascista de la iglesia católica



El poder terrenal de la Puta de Babilonia no concluyó con la unificación italiana. Se enquistó petulante como Trichinella spiralis y esperó.

Pero no esperó demasiado. El 29 de octubre de 1922 el más triste homenaje a Benito Juarez, Amilcare Cipriani y Andrea Costa, indujo a sus camisas negras a que realizaran una marcha sobre Roma. Mussolini había aglomerado a los siempre desorientados sentimientos de post-guerra y los aprovechó a su favor. El rey Victor Manuel III se negó a enfrentar a los fascistas que invadieron las calles de Roma -ya sea por temor a perder su corona o para evitar una guerra civil- prefirió "padirle" a Mussolini que asumiera como primer ministro. El régimen fascista había comenzado.

En 1922 la heroína de turno fue la gripe que se llevo a Benedicto XV. Hubo que esperar bastante para que otra rata asumiera el pontificado con ese nombre (Joseph Alois Ratzinger), sin embargo la iglesia católica no tardó mucho en regenerarse de la pérdida de su poder terrenal (1 y 2).

Pietro Gasparri y Mussolini plasmaron el 11 de febrero de 1929 un elaborado plan de reestructuración del poder Vaticano. Se reconoció la independencia y soberanía de la Santa Sede y se creo el actual Estado de la Ciudad del Vaticano. Un concordato definio las relaciones civiles y religiosas entre el estado italiano y el vaticano. Y por si fuera poco, la Santa Sede recibió una compensación económica por las pérdidas ocurridas en 1870.

Estos tres acuerdos conocidos como el tratado de Letrán, volvieron a parir la falacia cristiana y a restituyeron el poder terrenal del Vaticano. Cual Constantino, Mussolini liberó la peste cristiana sobre la tierra.

Una de las nuevas prerrogativas latranénses le otorgó a la iglesia católica la capacidad de violar las vírgenes mentes de los infantes (y en muchos casos también sus cuerpos). El sistema educativo italiano ganó así su enseñanza religiosa.

Aún hoy, la destrucción de la educación laica y el vergonzoso anacronismo de educar en base al pensamiento mágico parece negarse a abandonarnos.

martes, 14 de octubre de 2008

Aviso parroquial




1er Congreso Nacional de Ateísmo

Inicio - Temario - Adherentes - Colaboradores - Contacto - Banners
"Construyendo una ciudadanía tolerante y racional"
5, 6 y 7 de Diciembre del 2008
Sala G. Nachman, Teatro Auditorium
Boulevard Marítimo 2280, Mar del Plata, Argentina


En el mundo cada día somos más los que asumimos nuestra falta de fe, elegimos vidas desprovistas de misticismos y argumentos sobrenaturales de cualquier índole. Nos conocen principalmente por el nombre de ateos o agnósticos.

El hombre siempre ha tenido la necesidad de formular preguntas acerca de su origen, existencia y trascendencia. En épocas pasadas la falta de conocimiento y método llevó a la humanidad a buscar refugio cognoscitivo en las religiones. Hoy la ciencia, al no creer en un ser superior o cualquier otra hipótesis metafísica, le da herramientas cada vez más sólidas, para comprenderse a sí mismo y al universo haciéndolo libre de dogmatismos atávicos.

Los ateos no podemos negar que la mayoría de la humanidad es creyente, y si bien preferiríamos un mundo libre de pensamiento mágico, vivimos en uno que no lo es y cada quien tiene derecho a conducir su vida basado en el argumento que prefiera. Es por eso que es fundamental la tolerancia, y aunque nuestra actitud frente a la vida es todavía minoritaria tenemos derecho a pensar y expresarnos en voz alta, sin que esto se sienta como un ataque.

Quienes somos parte de este congreso tenemos la moral fundada en el mas profundo Humanismo, por lo tanto en la libertad, que es una invitación a cuestionar, para no estar atado a voluntades e ideas ajenas y propias; en la Tolerancia hacia los hombres, las ideas no se deben tolerar pasivamente, se deben analizar; en la Razón con la cual atacamos las ideas, y si ellas soportan el embate serán bienvenidas, porque ese es nuestro método para investigar la Verdad. Si el ataque a una idea ya sea filosófica o religiosa es ofensivo, entonces quiere decir que ese abstracto se transformó en un tumor social, que cuando queremos tocar o remover se vuelve doloroso.

Este encuentro tiene como estructura fundamental el pensamiento crítico, basado en el análisis riguroso y objetivo permite superar la tentación conformista de absorber sin mayor reflexión la información trivial, pretendemos ver mas allá de aquello que ciertos intereses quieren que veamos y saber que lo obvio puede esconder un significado mas complejo y, muchas veces, contradictorio con el aspecto que revela una mirada superficial.

Para lograr una sociedad mas justa sostenemos que el Laicismo es el punto de partida. A pesar de los grandes avances que en materia de derecho hemos logrado a lo largo de la historia, aún parece haber cabida en este mundo para el fundamentalismo, la intolerancia y la censura. Los Estados deben ser independientes de la creencia religiosa para que exista la libertad, la igualdad, la tolerancia y para enriquecernos en la pluralidad.

Este Primer Congreso Nacional de Ateísmo no tiene reparo en cuestionar aquellos supuestos más arraigados en las creencias de nuestra sociedad, verificando su validez o abriendo nuevas puertas al conocimiento.


Ing. Fernando Esteban Lozada
Director del Primer Congreso Nacional de Ateísmo.

"Construyendo una ciudadanía tolerante y racional"5, 6 y 7 de Diciembre del 2008 Sala G. Nachman, Teatro Auditorium, Mar del Plata, ArgentinaEntrada libre y gratuita

martes, 2 de septiembre de 2008

"Portatelo via buttatelo" y dime qué ves


Las ideas en torno al denominado “Risorgimento” italiano correspondieron a dos corrientes, sino antagónicas diferentes. Los Carbonarios y grupos afines buscaban abolir el absolutismo, la intolerancia religiosa y defender los ideales liberales. Por otra parte, diversas casas nobiliarias se embarcaron también en la unificación de la península, intentando mantenerse inmunes a las corrientes antimonárquicas que se dispersaban por Europa en el siglo XIX.

En 1860 Giuseppe Garibaldi inició la denominada “Spedizione dei Mille” desembarcando en Marsala en la isla de Sicilia, territorio ocupado por los Borbones en lo que constituía el denominado Reino de las Dos Sicilias. Tancredi Falcone se puso su camisa roja y finalmente ingresaron triunfales en Palermo.

El siguiente paso de Garibaldi, afín a los carbonarios, debía ser obligadamente Roma. Preparó entonces una segunda marcha sobre los Estados Pontificios, donde Pío IX había recuperado el terreno perdido por la efímera Segunda República Romana.

Sin embargo, la unidad italiana bajo los preceptos liberales constituía una amenaza a la estabilidad de los nobles del norte, en particular de Piamonte. Intentando encauzar la unificación hacia una monarquía y no hacia una república, Víctor Manuel II salió rápidamente al cruce del avance de Garibaldi.

Presa del síndrome “Entrevista de Guayaquil”, Garibaldi cedió el recientemente conquistado Reino de las Dos Sicilias a Victor Manuel II, evitando de ese modo la guerra interna entre quienes buscaban la unidad. Como consecuencia, en 1861, Víctor Manuel II, de la casa de Saboya, se declaraba Rey de la Italia unificada, y establecía su capital en Florencia. Pío IX desde la comodidad Vaticana respondió con una condena lanzando su la encíclica Quanta Cura.

Enquistado en el corazón del ahora Reino de Italia, Pío IX fue uno de los principales damnificados de la derrota francesa en Sedán. La protección que le brindara Napoleón III por casi una década, desde la caída de la República Romana, llegaba a su fin. En agosto de 1870, las legiones francesas que repelieron a Garibaldi, abandonan Roma.

Tras el debilitamiento militar de las huestes Papales, Víctor Manuel II le escribe a Pío IX sugiriéndole que entregue Roma a cambio de protección. La negativa vaticana llevó al sitio de Roma por parte del general Cadorna. De un lado de la Muralla Aureliana, las tropas italianas. Del otro, el patético y ridículo ejercito de Zuavos Pontificios, entre cuyas filas se encontraba el damnificado por la abolición de la Ley Sálica, Don Alfonso de Borbón un Carlista ultra-católico (¿redundante, no?).

Cadorna entro a Roma sin encontrar más que una resistencia simbólica. Pío IX y sus caprichos se recluyeron en la villa de Castelgandolfo mientras que se producía la anexión de Roma a Italia.

Pero el Papa no se resignaba, se negó a reconocer al estado italiano, prohibió la colaboración de los católicos con el Reino de Italia y terminó excomulgando a VERDI seguramente sin haber escuchado a Giuseppe Verdi.

No le alcanzó. El poder terrenal de la Puta de Babilonia había concluido.

¿O tal vez no?

jueves, 28 de agosto de 2008

El ocaso de los dioses & la Segunda República Romana


Algunas personas son responsables por su desidia. Otras, como Juan María Mastai-Ferretti por sus acciones. En 1846 asume como el Papa Pío IX e inició el hasta ahora, pontificado más largo de la historia. No es casual que haya sido beatificado por el más grande azuzador de la paridera mundial, quién ostenta el segundo pontificado más largo debido a la mala puntería de Mehmet Ali Ağca.

Enmarcado en una época signada por las reacciones revolucionarias contra los regímenes absolutistas, Pío IX suele ser caracterizado por sus biógrafos como un “liberal”, sobre todo debido a sus primeras acciones políticas como Papa. Estas incluyeron una amnistía a los presos políticos y la creación de una cámara deliberante, La Consulta. Sin embargo la amnistía le otorgaba un renovado oxígeno político, ante la efervescencia de “il Risorgimento” y los miembros de La Consulta eran tan populares que surgían del voto (muy) calificado.


En ese entonces, la Iglesia Católica dominaba los Estados Pontificios, que laceraban territorialmente a la península itálica en dos. Al sur, el borbónico Reino de las Dos Sicilias, uno de los más ricos y prósperos de entonces. Al norte un conjunto de pequeños estados sometidos periódicamente por los caprichos de los imperios Austríaco y Francés.


En 1848 Carlos Alberto de Saboya rey de Cerdeña, con el guiño favorable de Napoleón III de Francia, entra en guerra con Austria, buscando la independencia y la unidad itálica. Pero los Estados Pontificios, y el Reino de las Dos Sicilias lo abandonaron. La neutralidad Papal no dejo conforme a los italianos que comenzaron a mostrar su malestar.


Pellegrino Rossi, Ministro de Justicia del Gobierno Papal fue ajusticiado. Los romanos ganaron las calles declarándose abiertamente contre el Imperio Austríaco y reclamando cambios sociales en los Estados Pontificios. El 25 de noviembre Pio IX y su neutralidad huyen del Vaticano a Nápoles, iniciando la pendiente más abrupta en la pérdida de poder de la Iglesia Católica. Roma carecía de gobernante.



El 9 de febrero de 1849 se proclama la efímera Segunda República Romana, con los lemas carbonarios de Giuseppe Manzini y gobernada por un triunvirato. Por primera vez una constitución suprime la pena de muerte y declara la libertad de culto. La República significaba una verdadera amenaza en el corazón mismo de la cristiandad, por lo que Pio IX solicitó auxilio a los estados cristianos para recuperar Roma bajo sus términos. Los austríacos vieron la excusa perfecta y enviaron a su octogenario Joseph Radetzky. Francia, luego de pactar con Austria, también se une al socorro Papal. La República Romana es defendida por las milicias de Giuseppe Garibaldi hasta que finalmente es derrotado por las tropas francesas, el 29 de junio de 1849.


En 1864 el carcamán de Pío IX, temeroso de la posible pérdida de sus territorios, publica la pestilente encíclica Quanta Cura prologado por las 80 proposiciones del nefasto Syllabus. Allí se condenan los errores relativos a la fe tales como el naturalismo, el racionalismo. Paradójicamente se destaca también la incompatibilidad entre la fe y la razón, que la bestia polaca de Juan Pablo II pretendió volver a unir con si patética Fides et Ratio.


También se ataca el no-sometimiento de la inteligencia al magisterio de la Iglesia. En las proposiciones de la 19 a la 55 se subraya por ejemplo la libertad de la Iglesia, la subordinación del Estado a la moral y la existencia de derechos naturales anteriores al Estado e independientes del mismo. Se condena del mismo modo la separación entre la Iglesia y el Estado. Para concluir afirman que la religión católica debe ser la religión de Estado y condenan la libertad de culto, pensamiento, imprenta y conciencia. El Syllabus destaca por sobre todo la tesis que afirma que el Romano pontífice no puede conciliarse con el progreso, el liberalismo y la cultura moderna.



¿Amén?


¿Podemos entonces dormir tranquilos?

viernes, 4 de julio de 2008

EL SOLITO

Solo.

A la orilla de la Ruta Nacional Nº 3 entre las ciudades de Puerto Madryn y Trelew, se alza en soledad, desafiando los vientos patagónicos.

Y en soledad recita a Buesa.

"Árbol, buen árbol, que tras la borrasca

te erguiste en desnudez y desaliento,

sobre una gran alfombra de hojarasca

que removía indiferente el viento..."


Y en soledad lleva, del otro lado de su nombre, la inequívoca marca solo visible al caminante. Aquella que expone la verdadera naturaleza del hombre.






miércoles, 11 de junio de 2008

EL NEGOCIO DETRAS DE LA CIENCIA (II)


CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE LA AGENCIA NACIONAL DE PROMOCIÓN CIENTÍICA Y TECNOLÓGICA, DR. MARCELO RUBIO

Buenos Aires, 3 de junio de 2008
Sr Presidente de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica
Dr Marcelo Rubio

Estimado Dr. Rubio,
Mi nombre es Demetrio Boltovskoy. Soy biólogo, Profesor de la UBA (en Exactas) e Investigador Principal del CONICET. Tengo 60 años y he tenido la suerte de poder dedicarme a la investigación científica desde que me gradué, hace ya casi 40 años atrás. En todo este tiempo, como Ud bien sabe, la ciencia en nuestro país ha tenido sus altibajos. Hemos tenido épocas de buen apoyo a la investigación, con importante inversión de recursos por parte del Estado, y muchas otras cuando hasta el papel, las pipetas y las suscripciones a las revistas de nuestra especialidad tuvimos que solventarlos con nuestros sueldos.

Comparativamente, hoy la situación en este sentido es razonable. Durante los últimos años ha estado aumentando de manera importante la base de becarios e investigadores principiantes, y el apoyo económico a los proyectos fue creciendo auspiciosamente. Sin embargo, a lo largo de todo este tiempo la administración y utilización de los fondos de subsidios para la investigación se ha ido complicando cada vez más, y en la actualidad hemos llegado a situaciones que limitan con el absurdo.

Imagino que Ud será una persona muy ocupada y con innumerables compromisos, por eso trataré de evitar las generalidades e iré directamente al grano.

Desde el año pasado soy titular de un subsidio de la Agencia que Ud preside, el PICT 2004 25275, administrado por UBATEC. Se trata de una suma importante para nuestro trabajo, y que bien utilizada debería cubrir holgadamente nuestras necesidades permitiéndonos dedicarnos enteramente a aquello para lo cual nos pagan un sueldo y nos apoyan con subsidios: la investigación científica. Lamentablemente, la realidad no es del todo así.

Durante el primer año del proyecto nos fue expresamente prohibido adquirir bienes de librería y ferretería con fondos de este proyecto (más tarde esta disposición fue anulada, pero los beneficiarios no fueron informados del cambio). Es decir, teníamos $ 260,000 disponibles para nuestro trabajo pero el papel, las lapiceras, las fotocopias... teníamos que pagarlos con nuestros sueldos. Esto no parece lógico, pero lo peor aún no había llegado.

Para el segundo año del proyecto, es decir el 2008, se introdujeron cambios en la forma de manejar los fondos. Para explicarle la nueva modalidad, Dr. Rubio, voy a apelar a su paciencia porque el sistema no es sencillo y la lógica y la razón no ayudan para entenderlo.

Desde el 2008 todos los elementos que integran el mismo rubro (sean bienes inventariables o de consumo) deben ser agrupados en una única adquisición a través del mecanismo de concurso de precios cuando su costo total excede los $10,000. Como percibirá, un detalle crucial es qué elementos son los que entran en cada rubro. Pues bien, según UBATEC (quienes, supongo, solo transmiten directivas de la Agencia) el rubro se define de acuerdo a que los elementos en cuestión sean o no comercializados por el mismo proveedor. Punto.
Esta cuestión no es una curiosidad semántica o administrativa, sino que tiene implicaciones prácticas muy importantes. Veamos un ejemplo.

En nuestro caso hemos programado adquirir, para este segundo año del proyecto, equipamiento de laboratorio (sensores de campo, centrífuga, etc.) por alrededor de $ 12,000. Este monto obliga a recurrir al concurso de precios. Pero también vamos a necesitar, como todos los años, materiales de laboratorio descartables de uso cotidiano, como algodón, pipetas, cápsulas de Petri, portaobjetos y cubreobjetos, papel tissue, guantes de látex, papel de filtro, etc., etc. Obviamente no sabemos cuántas toallas de papel ni cuántas cajas de guantes de látex necesitaremos. Son elementos menores, descartables, que en cualquier laboratorio del mundo se van adquiriendo a medida que se agota el stock. De hecho, la imposibilidad e innecesidad de definir a priori la cantidad exacta de cada uno de ellos está implícita en la presentación misma de los proyectos porque no se exige enumerarlos ni presupuestralos en detalle; se reúnen bajo la categoría de “bienes descartables” y se les asigna un monto general. Pues bien, ahora debemos definir exactamente la cantidad de cada uno de estos elementos que vamos a necesitar durante el 2008 porque deben ser adquiridos conjuntamente con la centrífuga y los sensores ya que, según las nuevas normas (y la opinión de UBATEC), son comercializados por el mismo proveedor que estos aparatos. En otras palabras, o adquirimos a principios del año todos estos elementos en exceso, más algunos otros que tal vez nunca utilicemos, por las dudas, o tendremos que prescindir de ellos.

Pero el absurdo no termina aquí. La definición del rubro en el cual se inscribe cada ítem depende de que sea o no comercializado por un mismo proveedor. Si como “proveedor” tomamos, por ejemplo, a Carrefour, o WalMart, entonces en el mismo rubro entrarían desde trapos de piso hasta heladeras, y desde computadoras hasta toallas de papel y destornilladores. UBATEC no tiene una lista de elementos con sus correspondientes rubros (y supongo que tampoco la Agencia la tiene); cada caso se resuelve sobre la marcha y, hasta donde he observado, queda a criterio de UBATEC. En otras palabras, antes de cada compra, por ínfima que sea, los investigadores debemos consultar a UBATEC para saber si podemos hacerla o no (porque eso dependerá del rubro correspondiente). Ante este tipo de consultas UBATEC generalmente solicita que se hagan por escrito, y las contesta al cabo de varios días.

No es mi intención volcar todas las culpas sobre UBATEC. De las innumerables conversaciones que he tenido con su personal deduzco que están en buena medida atados por exigencias ajenas. Creo, sin embargo, que frente a la posibilidad de recibir objeciones UBATEC se cubre en exceso y no hace nada por agilizar la gestión y facilitar la ejecución de los fondos que administra. Simplemente descarga los problemas en el investigador. Esta actitud implica, entre otras cosas, en el rechazo de comprobantes de gastos bajo los pretextos más variados, incluyendo comprobantes de erogaciones por items previamente consultados con su personal. Sin embargo, dado que estas consultas telefónicas no tienen un carácter vinculante ni quedan documentadas, el investigador está a merced de la numerosas señoritas que manejan esta documentación, y que no necesariamente lo hacen con un mismo criterio.

Las quejas con respecto al desempeño de UBATEC no son nuevas. Hace ya varios años que investigadores de la esta Facultad estamos reclamando sobre los múltiples problemas que el manejo de UBATEC nos causa (ver aquí),pero hasta ahora el resultado ha sido nulo.

Dr Rubio, estos son solamente algunos de los problemas que debemos enfrentar con respecto al uso de esta subvención, probablemente los más coloridos e imaginativos, y los que han colmado el vaso y me han movido a enviarle esta carta abierta, pero de ninguna manera los únicos. Las lista de penurias es extensa. Desde las exigencias de los jeroglíficos en todos los comprobantes de pago hasta los concursos de precios que raramente cumplen con su pretendido objetivo y solo demoran meses las adquisiciones. No sé quienes son los responsables de estas reglas, pero desde el laboratorio la sensación es que hay un ejército de burócratas sospechosos de la honestidad de los investigadores, ocupados a tiempo completo en idear nuevas maneras de complicar nuestro trabajo.

Creo que sería mucho más beneficioso para la ciencia y para el país en general que se dedicara menos atención a verificar si el ticket del algodón tiene la sigla “BID 1728/OC-AR...”, o si su fecha se lee bien, y más a la evaluación de los resultados del proyecto concluido, a establecer si sus resultados han justificado la inversión realizada, y a garantizar que esa evaluación tenga peso a la hora de asignar fondos al mismo grupo de trabajo nuevamente.
Con la esperanza de no haberlo aburrido excesivamente con esta descripción, y la de que lo referido tenga algún efecto sobre el manejo futuro de los fondos que administra la Agencia y UBATEC,
Me despido muy cordialmente

Dr. Demetrio Boltovskoy
Profesor Asociado FCEyN, UBA
Investigador Pricipal CONICET

domingo, 23 de marzo de 2008

EL NEGOCIO DETRAS DE LA CIENCIA (I)

“Si no estas en televisión no existís”

En el ámbito científico, sino publicas tus trabajos en revistas indexadas no existirás.

El Instituto para la Información Científica (ISI) fue fundado por el prolífico Eugene Garfield en 1960, y luego absorbido en 1992 por la empresa Thomson Scientific & Healthcare. La misma es la responsable de uno de los negocios más redituables y menos conocidos de la actualidad, el Science Citation Index (SCI).

El SCI puede consultarse a través de una enorme base de datos, la “Web of Science” en donde se obtiene una cuantificación de la cantidad de veces que un determinado artículo de una publicación ha sido citado. El ISI mantiene un selecto grupo de revistas científicas a nivel mundial, en vigilancia permanente a través del Journal Citation Report, que funciona de modo análogo a un ranking musical, y en donde la medida de todas las cosas es el Factor o Índice de impacto (FI).

Si bien existen pequeñas sutilezas y variantes para determinar el FI, este perverso numerito, se calcula del siguiente modo:

FI = Nº citas / Nº artículos

En donde:

FI: es el Factor de Impacto para una revista en un deterinado año

Nº citas: es el número de veces en que los artículos publicados en el periodo bianual anterior han sido citados por las publicaciones incluidas en el Journal Citation Report.

Nº artículos: es el número de artículos publicados en el mismo período bianual.

Pero para que Thomson Scientific indexe una revista incluyéndola en el Journal Citation Report, la misma debe mantener ciertos parámetros que parecen garantizar la excelencia de la misma. Entre ellos podemos nombrar, la periodicidad y puntualidad de aparición; la observancia de las convenciones editoriales internacionales; tener el ISSN correspondiente; brindar información bibliográfica en lengua inglesa, incluyendo títulos de artículos en inglés, palabras clave, resúmenes de autores y referencias citadas; mantener un comité editorial reconocido y someter a los trabajos que se publican a un proceso de arbitraje externo. Algunos de estos ítems, sin dudas son condiciones necesarias, sino de excelencia, al menos de una sana y fructífera dialéctica científica.

En Latinoamérica, los organismos estatales para la promoción científica como el CNPQ, el CONICET o el CONICYT evalúan a los investigadores que ellos mismos subvencionan, a través de la cantidad de artículos publicados en revistas indexadas y considerando el Factor de Impacto de las mismas.

¿Es esto una buena medida de la relación entre el proyecto subencionado y el conocimiento generado?

¿Están evaluando la calidad de las investigaciones científicas que subsidian?

¿Es lógico evaluar científicos a través de algo creado para evaluar publicaciones?

sábado, 1 de marzo de 2008

DIOS, PATRIA, HOGAR




Terminó de plancharle el cuello de la camisa, la dobló y la puso en la pila que estaba haciendo en el suelo. Le lustró las insignias, con “lealtad, honradez, sinceridad y abnegación” como él le ordenaba. Las puso dentro de la gorra y apoyó esta última sobre la camisa. El ancla invertida quedó pisando al sol. Sin más nostalgia que rememorar una pesadilla, agregó al improvisado altar la libreta de matrimonio y la Biblia de la mesa de luz.

El primer fósforo se apagó a mitad de camino. La llama del segundo en cambio creció hasta iluminar toda la casa.

“Sin más que lo puesto, así te vas a ir” le gritaba él cada vez que era más Capitán de Navío que marido. Y así salió, altiva y serena como diosa pagana. Para que él no lo dude, cruzó hasta el portón del taller y se lo dejó bien clarito.

miércoles, 20 de febrero de 2008

LA RAZON GUIANDO AL PUEBLO

Poco le duró la alegría al cordobés José Gabriel Funes (1). Mientras Carlos la mona Jiménez (2) le brindaba sonoridad a Castel Gandolfo, Funes leía los últimos estudios sobre materia oscura, y los avances en el conocimiento de la interacción gravitatoria de las galaxias con sus satélites. Funes nunca sospechó (¿O si?) que Benedicto XVI desmantelaría el Observatorio Vaticano (3).

Funes, cuya memoria no cuestionaremos aquí por respeto a Jorge Luís Borges (4), olvidó rápidamente las contradicciones y enfrentamientos entre la fe y la razón, cuando allá por el 2006 la misma mano que hoy le eclipsa la investigación, lo nombrara director (5) del observatorio más antiguo del mundo (6). El más antiguo, pero nunca el más importante ni el más vanguardista, y para muestra sobra un Galileo.

Las instalaciones del Observatorio pasarán a ser salones de uso diplomático en el marco de un museo. En sus pasillos los creyentes recordarán la inutilidad de la astronomía y los no-creyentes las consecuencias del neo-oscurantismo cristiano.

En la misma línea de argumentación irracional y dogmática, el obispo de Roma sostuvo que en el mundo moderno mucha gente, incluidos algunos creyentes, se han olvidado que si no admiten la culpa y la promesa de no volver a pecar, se arriesgan a una condena eterna, el Infierno. Un infierno del que se habla poco en este tiempo (7).

Bien se las ingenió Benedicto XVI , para quedar más a la derecha que su conservador predecesor Juan Pablo II. Éste último también había arrimado su banquito al fogón (¿infernal?) de la crítica, al apuntar con el dedo a los científicos y al conocimiento racional, a través de Fides et ratio (8), una pequeña carta encíclica desbordante de reflexiones contradictorias.

¿Será la hora de alimentarnos del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, para jugar luego a ver quién escupe el carozo más lejos?

¿Habrá llegado el tiempo de las definiciones, donde la hasta ahora corrupta frontera entre el pensamiento mágico y el pensamiento científico, se vuelva finalmente insoslayable?

jueves, 7 de febrero de 2008

SE EQUIVOCO LA PALOMA (II)


Pocas decepciones pueden ser tan grandes, como la de pronosticar el fin del mundo y sobrevivir a la fecha. April Marcia Leonard y Joseph Whitman lo supieron. Su hijo, Charles Otis Whitman nació el 14 de diciembre de 1842 en la localidad de Woodstock. Allí, la efervescencia irracional de los predicadores adventistas alteró la tranquilidad campestre de los pobladores, y los padres de Whitman no fueron la excepción (1). Los calculos proféticos de William Millar (2), quien basado en su análisis de La Biblia afirmaba que Jesús volvería entre el 21 de marzo de 1843 y el 21 de marzo de 1844, hicieron pensar a todos que el fin del mundo estaba cerca y que Whitman tendría una corta vida en la tierra, para disfrutar luego del paraíso.

Pero Whitman trazó otro camino en su vida, buscando las respuestas a sus preguntas en el mundo real. Al igual que Darwin, de Vries, y tantos otros, Whitman aceptó rápidamente la evidencia sobre el proceso evolutivo.

Actualmente sabemos que al menos parte de ese proceso, transcurre debido a los cambios que acontecen en una población a través de las generaciones. Las poblaciones presentan cambios en la variabilidad de los caracteres que presentan sus individuos. Se producen dos tipos de acontecimientos. Los que disminuyen dicha variabilidad (a), tales como la selección natural (un factor determinístico) y la deriva génica (un factor azaroso). Y otros que aumentan la variabilidad (b) generando la materia prima del proceso evolutivo, tales como la reproducción sexual, la cruza con individuos de otras poblaciones (flujo génico), y las mutaciones.

Estos procesos no estaban tan claros a finales del siglo XIX cuando el darwinismo y el mutacionismo se disputaban modelos aparentemente opuestos para interpretar la evolución, el primero gradual y el segundo de cambios bruscos y repentinos.

Al igual que los mutacionistas, Whitman creyó encontrar una refutación clara a la selección natural como responsable primario del proceso evolutivo. Pero a diferencia de los mutacionistas, sus argumentos se basaban en la ortogénesis, una hipótesis promovida por Theodor Eimer (1843-1898), a quien sin embargo no dudo en criticar por su impronta lamarckiana y por haber desvalorizado totalmente a la selección natural.

Según la ortogénesis los organismos varían en una dirección determinada a través del tiempo, más allá de cualquier influencia del medio.

Si bien existieron interpretaciones ortogenéticas científicas, como aquellas que indicaban que la evolución de algunos seres vivos “tendía” al aumento de tamaño de algunas de sus partes, la ortogénesis fue en general caldo de cultivo de otro tipo de interpretaciones.

El híbrido jesuita y paleontólogo, Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955) la utilizó como una predestinación divina, indicando la evolución hacia dios encarnado en el “Punto Omega”. (3). Henri Bergson (1859-1941) (4) buscaba darle al proceso evolutivo un sobrenatural “impulso vital” a través de la ortogénesis.

Whitman por el contrario, “…uno de los grandes mecanicistas de la biología experimental, no concebía las tendencias ortogenéticas como impulsos místicos externos, sino como impulsos mecánicos internos, basados en leyes (admitidamente desconocidas) de la genética y la embriología.” (5) Y para eso no tuvo mejor idea que criar palomas.

También Darwin se había dedicado a analizar la variabilidad de las palomas e interpretó las dos barras oscuras de las alas (bibarrada: 6 ) de la paloma común (Columbia livia) como el tipo ancestral para todas las palomas y el patrón de coloración variegado (7) como uno derivado. Whitman utilizó el mismo ejemplo que Darwin, pero conlcuyó lo opuesto. Según él, la “tendencia” consistía en la reducción general del pigmento y en un primer paso, el pigmento se concentraba en bandas o ristras regionalmente diferenciadas, para dar lugar posteriormente a una coloración monocromática uniforme y pálido.

Las conclusiones más importantes de Whitman sin embargo, no se vinculan con su supervivencia al fin del mundo, ni con la ortogénesis en si misma. Su idea de “…que la selección natural no dispone de una variedad enteramente isotrópica de variabilidad, sino que trabaja con un material fuertemente sesgado por constricciones internas” (5) constituye, casi a 100 años de su muerte, una buena síntesis del denominado "evo-devo" (e.g. 8 y 9) y sin dudas una idea para revalorizar.

Whitman falleció de una neumonía, luego de pasarse todo un día brindándoles protección a sus aves durante los primeros fríos del invierno de 1910. Kenji Toada, uno de los ilustradores de los trabajos póstumos de Whitman, es el responsable de esta pareja de políticamente incorrectos (10) “cabecitas blancas” (Columba leucocephala).

(1) http://www.rci.rutgers.edu/~pauly/Whitman%20perspectives.doc
(4) http://www.pensament.com/bergson.htm
(5) Gould S. J. 2002. The Structure of Evolutionary Theory. Cambridge MA: Harvard Univ. Press. (La estructura de la teoría de la evolución), Tusquets, ISBN 84-8310-950-6
http://books.google.com.ar/books?id=nhIl7e61WOUC
(6)
http://avesdetuzona.files.wordpress.com/2007/07/columba-livia.jpg
(7) http://www.damisela.com/zoo/ave/otros/columb/columbidae/columba/livia/f1.jpg
(8) García Azkonobieta, T.(2005). Evolución, desarrollo y (auto)organización. Un estudio sobre los principios filosóficos de la evo-devo: tesis doctoral dirigida por Miren Arantzazu Etxeberria Agiriano. Universidad del País Vasco, Donostia-San Sebastián.
http://www.ehu.es/ias-research/garcia/TESIS.pdf

viernes, 1 de febrero de 2008

SE EQUIVOCO LA PALOMA (I)


Con polenta, como blanco móvil, llevando mensajes o apareciendo de una galera, las palomas siempre nos han acompañado, y han gozado (¿o padecido?) las connotaciones simbólicas impuestas por el hombre (1), (2) o (3).

Charles Darwin (1809-1882) observó y estudió en detalle la variación en las palomas domésticas como parte de lo que consideraba selección artificial. “…The man who first selected a pigeon with a slightly larger tail, never dreamed what the descendants of that pigeon would become through long-continued, partly unconscious and partly methodical selection.” (4). Las conclusiones obtenidas por Darwin, e independientemente por Alfred Russell Wallace (1823-1913) destacaban la amplia variabilidad en los seres vivos y a la supervivencia diferencial de algunas de esas “variantes” como la causa del proceso evolutivo. Llamaron a eso selección natural.

La posterior prostitución política del concepto de selección, como justificación de las desigualdades entre las culturas humanas, ha repercutido hasta nuestros días (e.g.: 5) en una visión prejuiciosa hacia las ideas originadas desde la biología evolutiva. Como si debiéramos obtener pautas absolutas del resto de la naturaleza para justificar nuestros actos. Como si no pudiéramos asumir que el valor de las diferencias culturales no debería de ser excluyente.

Pero así como muchos ignoran las causas de la variabilidad cultural de los pueblos, Darwin y Wallace ignoraban el mecanismo por el cual se propagaba la variabilidad de las poblaciones. El redescubrimiento de las denominadas leyes de la herencia, ubicó a Hugo de Vries (1848-1935) en el foco de atención. De Vries formuló una explicación, que con independencia de la selección natural, daba cuenta del proceso evolutivo: el mutacionismo.

Esta teoría podría resumirse en seis puntos principales:

1. Cada especie consiste en un número fijo de caracteres unitarios.
2. Las especies y sus componentes unitarios, aparecen rápidamente y son inmodificables en su tipo.
3. Los viejos caracteres pueden ser trasmutados en nuevos, pero de modo discontinuo, nunca a través de transiciones graduales.
4. La variabilidad continua y sus gradaciones pueden generar razas pero nunca una nueva especie.
5. La formación de nuevas especies nunca resulta de una tendencia que implique variar en una determinada dirección.
6. La selección natural no puede originar nuevas especies, solo mantiene las especies ya constituidas.

Negando a la selección natural, el mutacionismo salto a la yugular del darwinismo con críticas duras, basadas en experiencias de laboratorio. Mientras los darwinistas discutían aún con el fantasma de Lamarck, los mutacionistas reconocieron dos tipos distintos de variabilidad. Las (a) fluctuaciones y las (b) mutaciones. Para los mutacionistas, las primeras nunca transgredían los límites de la especie. Sin embargo las mutaciones, eran la causa del origen de una nueva especie. Las mutaciones además aparecían rápidamente y originaban los “caracteres unitarios” definitorios de las especies.

El mutacionismo fue sin dudas la postura alternativa (al menos en el marco científico) al darwinismo, hasta que la denominada Teoría Sintética o Síntesis moderna de la Evolución, se consolidó nutriéndose de ambas, durante las décadas de 1930 y 1940.

Sin embargo, un contemporáneo de Hugo de Vries, Charles Otis Whitman (1842-1910) se adelantó a esta síntesis. Whitman supo nutrirse tanto del darwinismo como del mutacionismo. Realizó una obra intensiva, criando y estudiando los patrones de coloración y su herencia, en más de 600 especies de palomas y cerca de 200 razas domésticas. Sus tres obras pricipales en este sentido, fueron publicadas póstumamente (6) por el Carnegie Institution (7) y son una joya no solo por el contenido sino por las ilustraciones, realizadas por K. Hayashi y Kenji Toada. En la imagen se luce una de las especies criadas por Whitman, Spilopelia suratensis pintada por el primero de ellos.

Al igual que Cayo Plinio Cecilio Segundo, mejor conocido como Plinio el Viejo (8), Whitman murió con las botas puestas. Afortunadamente uno espera en la actuliadad, bastante menos de aquellas personas dedicadas al conocimiento científico. Entre otras cosas que sean consecuentes y comprometidas, y sino, bueno que al menos se dediquen a criar palomas mensajeras.

(1) http://altavistanm.org/main/files/u1/espiritu-santo.jpg
(2)
http://www.primacia.com/images/Pinturas/PP_Paloma_Paz.gif
(3)
http://www.tinet.org/~elebro/poe/alberti/alberti23.html
(4) Darwin, C. R. 1859. On the origin of species by means of natural selection, or the preservation of favoured races in the struggle for life. London: John Murray. 1st edition, 1st issue.
http://darwin-online.org.uk/contents.html
(5)
http://orden-natural.blogspot.com/
(6) WHITMAN, CHARLES OTIS, Posthumous Works of. (Paper No. 28 of the Station for Experimental Evolution at Cold Spring Harbor, New York.) 1919.
Vol. I. Orthogenetic Evolution in Pigeons. Edited by OSCAR RIDDLE. x + 194 pp., frontispiece, 88 pls., 36 figs. .
Vol. II. Inheritance, Fertility, and the Dominance of Sex and Color in Hybrids of Wild Species of Pigeons. Edited by OSCAR RIDDLE. x + 224 pp., 39 pls., 11 figs.
Vol. III. The Behavior of Pigeons. Edited by HARVEY A. CARR. With a preface by 24 BT ILL UMI OSCAR RIDDLE. xi + 161 pp., 2 figs.
(7)
http://www.ciw.edu/about/history

jueves, 17 de enero de 2008

RES NON VERBA & LA EVOLUCION


No es fácil que entendamos las diferencias entre lo que es real y aquellas cosas que sólo pertenecen al ámbito de nuestras ideas. Podemos aceptar de entrada, una suposición básica y simple de 'realismo ontológico'. Esta postura, desprestigiada por los esperpentos postmodernistas del siglo pasado (e.g.: 1) y aún de moda en ciertos círculos con aristas, afirma que las cosas o el universo en general existe con independencia del observador.
.
La bien conocida alegoría de las cavernas, del entrañable universo platónico, nos confiere sólo una bella imagen, nada más. No asumimos la existencia en el mundo real de un triángulo o el número 5. Estos objetos conceptuales o abstractos no tienen existencia real, son construcciones realizados por la materia humana en su devenir reflexivo (o al menos de el de algunos).

Entonces, podríamos preguntarnos:
.
¿Qué objetos ‘si’ existen en el mundo?
.
Un ‘hecho’ involucra alguna cosa concreta o material (con existencia real) es decir, un estado de una cosa o un cambio de una cosa. Podemos decir entonces que los 'hechos' son objetos y existen en el mundo real. Estas posturas se encuentran claramente explicadas por Mahner y Bunge (2) y esto es una opinión (no un hecho).
.
En un reciente artículo de Kirk Fitzhugh (3) se nos alerta sobre algunas de estas diferencias. Pero tal vez lo más llamativo es el ensañamiento particular de Kirk con dos autores (4). La crítica parece ser correcta, pero sin lugar a dudas es injusta y desmedida. Sobre todo si contabilizamos la escasa reflexión filosófica que encierran las publicaciones científicas de los últimos tiempos. Trabajos que con un grado de especialización extrema, convierten a sus autores en meros técnicos o bárbaros sensu Ortega y Gasset (5) y (5bis)
.
Kirk afirma sin titubeos que la ‘evolución biológica no es un hecho’.
.
En el marco de realismo que mencionamos anteriormente, una hipótesis bien confirmada no es un hecho, se refiere a un hecho. Una proposición fáctica verdadera no ‘evoluciona’ en un hecho o siquiera se transforma en un hecho con el transcurso del tiempo. La teoría(s) de la evolución no se ha transformado en un hecho a través del tiempo.
.
¿Decimos entonces que la ‘evolución biológica’ no existe?
.
Para Kirk la evolución es un conjunto de teorías aplicadas a una variedad de cuestiones causales. No se discute aquí sobre la realidad de los procesos involucrados entre distintos hechos del mundo natural que comúnmente se describen como: ‘evolución’.
.
Esto es un juego semántico que sirve para diferenciar dos tipos de objetos, las cosas y los constructos. Y como todo objeto pertenece a alguna de estas dos clases –o cosa real o constructo mental- y además, ningún objeto pertenece a ambas clases, entonces, bueno hay que decirlo, entonces la ‘evolución’ no es un hecho.
.
Dejando de lado los aplausos del comité epistemológico internacional, deberíamos reflexionar sobre el escuálido favor que Kirk Fitzhugh le hace a las disciplinas biológicas. Sobre todo considerando tan nefasto y populoso auge creacionista en el Hemisferio Norte.
.
Estas personas, acostumbradas a encajar los ‘hechos’ en las literalidades bíblicas, encontrarán un festín al leer que la evolución no es un hecho. Pero de seguro gritarán “pido gancho” a la hora de hacer un encuadre de ‘dios’ en el realismo ontológico.
.
El problema es el analfabetismo científico decía Marcelino Cereijido. Pero se quedó a mitad de camino. Hablaba del 'lego' y olvidó el analfabetismo filosófico de los científicos. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio (6) ¿O tal vez si?
.

Mahner, M. & Bunge, M. (1997). Foundations of Biophilosophy. New
York: Springer-Verlag.
(3) Fitzhugh, K. (2008). Fact, theory, test and evolution. — Zoologica Scripta, 37, 109–113.
(4) Barnosky, A. D. & Kraatz, B. R. (2007). The role of climatic change
in the evolution of mammals. Bioscience, 57, 523–532.
(6) "Sinceramente Tuyo" Joan Manuel Srreat http://www.trovadores.net/nc.php?NM=2112

domingo, 6 de enero de 2008

SIAMESES & EL ALMA DE LOS EMBRIONES

El debate sobre la identidad de las células madres y la existencia de un alma o esencia inmaterial tiene una discusión siamesa. Así como el progreso científico genera en la actualidad entropía en las perspectivas religiosas, la particular naturaleza de ciertos nacimientos ha cuestionado desde siempre la falsa dualidad cuerpo-alma.

Además de aquellos gemelos nacidos como dos individuos, existe toda una gama continua de casos intermedios entre los cuales, uno de los más llamativos es el denominado “Craniopagus parasiticus”. En esta instancia un individuo tiene adosado en su cabeza, una cabeza extra de otro individuo que no completa su formación.

El primer caso registrado en la literatura científica corresponde a un nacimiento en 1783 en la aldea Mundul Gait en Bengala. Los cráneos, del o de los niños de Bengala, se encuentran actualmente en el Museo de William Hunter en Glasgow, Escocia (1) La historia cuenta que la tumba bengalí, fue analizada o profanada (según quien lo diga) por un funcionario ingles, Mr. Dent, quien notó que cada cabeza contenía dos cerebros bien formados y distintos, cada uno de los cuales presentaba las meninges completas y recibía nutrición.

Casos más conocidos son las siameses Abigail y Brtittany, de quienes pululan por la red centenares de fotos y videos (2) para saciar la sed de los curiosos y el regocijo de los morbosos. El 1 de abril de 1996 la revista LIFE titulaba con ellas: “Un cuerpo, dos almas” (3)

Sin embargo no les interesó hacer tapa con Lakshmi Tatama, provista con una sola cabeza pero con cuatro piernas y cuatro brazos (4).

¿Cuántos individuos son Lakshmi?

¿Será que quienes creen en la existencia de un alma inmaterial presuponen que ésta se domicilia en la cabeza?

“La pregunta no tiene respuesta porque es una pregunta equivocada. La antigüa cuestión de la individualidad de los hermanos siameses descansa sobre el supuesto de que los sujetos pueden reducirse a categorías discretras. Si aceptamos que nuestro mundo esta repleto de continuos irreductibles no debe preocuparnos la condición intermedia…” (5). En efecto la materia esta repleta de grises y tonalidades intermedias.

Quienes asumen como verdadera la dualidad cuerpo-alma, no deberían preguntarse por el alma de un óvulo recién fecundado o de particulares casos de gestación de siameses, sino por la de los políticos con poder de decisión, líderes hipócritas que se sienten ungidos (¿o untados?) por un mandato divino a defendernos del “mal”. Amén.

(1) http://www.hunterian.gla.ac.uk/collections/summary/museum/medicine_anatomy.shtml

(2) http://damncoolpics.blogspot.com/2007/02/girl-with-two-heads.html

(3) http://www.life.com/Life/cover_search/view?coverkeyword=Abigail&startMonth=1&startYear=1936&endMonth=12&endYear=2007&pageNumber=1&indexNumber=0
(4) http://www.mediatakeout.com/15618/shocker_pics_of_a_baby_born_with_four_arms_and_four_legs_parental_discretion_is_advised.html
(5) El párrafo es de Stephen Jay Gould, La sonrisa del flamenco. Reflexiones sobre Historia Natural, Hermann Blume, Madrid, 1987. Ensayo: “Vivir interconectado”