sábado, 29 de diciembre de 2007

SAM HARRIS & EL ALMA DE LOS EMBRIONES




Sam Harris muestra a través de la discusión de las células madres, algunos puntos interesantes respecto de las creencias no-racionales que sostienen la dualidad cuerpo - alma en el ser humano. La traducción que sigue debajo esta robada a Ismael Valladolid Torres .
.
"La investigación con células madre es una de las líneas más prometedoras en la biología para crear nuevas terapias médicas. No está siendo financiada por el gobierno federal por motivos religiosos. Se considera la idea basada en nociones de teología más bien vagas de que en cada óvulo fertilizado hay un alma, y que no debe privilegiarse el interés de una alma sobre el de otra —incluso si una está en un pequeño vaso de laboratorio y la otra pertenece a un adulto que sufre Parkinson.
.
Se ha hablado mucho sobre que la ciencia no es capaz de responder a cuestiones de moralidad. Bien, me temo que esta es una cuestión sobre moralidad que la ciencia ha respondido puntualmente. Préstese atención a los detalles, por ejemplo al tipo de embrión humano que se destruye durante la investigación con células madre.

¿Qué es un embrión humano con tres días? Es una colección de ciento cincuenta células. Puede parecer que son muchas células. Para cualquier desinformado sin duda lo son. Sin embargo, en el cerebro de una mosca hay cien mil células. Así que propongo que si nos concierne el sufrimiento en el mundo, debemos sentirnos más concernidos ante matar moscas que ante matar embriones humanos de tres días. Esto puede sonar provocativo. Argumento que no debería, si de nuevo se presta atención a los detalles.
.
El segundo argumento es que hay una diferencia entre una mosca y un embrión humano de tres días, y es que el embrión humano es una vida humana en potencia. Este es sin duda un argumento problemático: Cada célula en nuestro cuerpo —cada célula con núcleo—, con la debida manipulación es una vida humana en potencia. Literalmente, cada vez que uno rasca su nariz, ha cometido un holocausto de vidas humanas en potencia.El argumento de la vida humana en potencia no nos lleva a ninguna parte.
.
Sin embargo, vayamos más lejos. Aceptemos que en cada embrión humano de tres días yace un alma digna de nuestra atención moral. Surgen otros problemas de esta aceptación. El primero, que los embriones con esta edad pueden dividirse en lo que llamamos gemelos univitelinos. ¿Estamos hablando del caso de un alma dividiéndose en dos de ellas? Dos embriones con esta edad pueden también fundirse en uno, lo que llamamos una quimera. Muchos de los que están en esta sala podrían haber nacido de una quimera. Sospecho que podría haber teólogos preocupados por qué puede haberle pasado al alma humana que ha desaparecido en este caso.
.
Debemos aceptar que la aritmética de almas no tiene sentido, que es intelectualmente indefendible, pero también que es moralmente indefendible dado que estas nociones están prolongando la eterna miseria de decenas de millones de seres humanos enfermos. Y por culpa del respeto que concedemos a la fe religiosa —incluso investigadores con células madre conservan este respeto por la fe— no podemos plantear esta discusión de la forma que deberíamos.
.
Sugiero que si piensas que el interés de un blastocito —un embrión humano de tres días— entra en conflicto con el interés de una pequeña niña con daños en su espina dorsal, o con el de una persona con quemaduras por todo el cuerpo, es porque tu intuición moral ha sido oscurecida por la metafísica religiosa. Por desgracia esta clase de ceguera está muy bien aceptada en nuestra sociedad, un tipo de ceguera que recibe el nombre de fe religiosa, y que, en el colmo, se nos obliga a respetar."

24 comentarios:

Ismael dijo...

Gracias por la cita y por el enlace. Manifiestos como éste de Harris es muy necesario que figuren en cuantos más blogs sea posible.

Anónimo dijo...

Dragon dice. Muy bueno, me parece un buen comentario respecto a un trabajo de investigacion que podra salvar muchas vidas o mejorar su existencia.
No lo conocia, es una evidencia mas y un golpe mas al oscurantismo.
Sigan asi. Gracias

Anónimo dijo...

Pero, no lo entiendo bien, hablas de embrión, ¿hasta cuando es considerado embrión? Me refiero al período de gestación. No lo sé.

Pensamiento libre dijo...

Una vez que se produce la fecundación, y las células comienzan a dividirse podemos hablar de embrión. De todos modos el término embrión en si mismo, no corre demasiado el eje de lo que se plantea ¿O si?

Anónimo dijo...

El eje que se plantea está muy claro, pero mi pregunta, es sólo porque no sé cuando se considera embrión, nada más. Y porque se entraría en el terreno de la bioética, algo desconocido por el momento por mí.

Pensamiento libre dijo...

Es evidente que la vida siempre nos genera cuestionamientos éticos. Tal vez a la luz de la ciencia, sea hora de cambiar los consensos que determinan la mayor parte de nuestra ética, como si esta fuera universal e inmutable.

Después de todo, es llamativo que nadie considere la vida de medio ser humano en desarrollo cuando habla de las gametas. Un espermatozoide y un óvulo son de hecho, células vivas. La vida es un continuo, no "comienza" con la fecundación, se continúa. Tal vez debamos agradecer no tener una influencia religiosa que determine una bioética de las gametas perdidas.

Anónimo dijo...

Desde luego el tema es muy complejo, y desde luego, lo que comentas de la ovulación y demás...siempre lo pensé. Pero en realidad, será por mi falta de religiosidad cristiana, nunca pensé que un avance científico, que conllevara un beneficio para enfermedades que padecen las personassea tan cuestionado. De ahí, mi interés por un debate, por una serie de normas que influyen en el no desarrollo e investigación. Me interesa saber por qué no se actúa y existen verdaderos enfrentamientos. De ahí mi pregunta, embrión-feto. Pero no veo problemas éticos. Gracias.

Anónimo dijo...

Creo que embrión y feto son categorías arbitrarias de algo que es continuo.

Anónimo dijo...

Tal vez demostrando que cada ovulo fertilizado encierra el alma de un musulmán, financiarían gustosamente estas investigaciones! Me parece que la verdadera discusión ética es desenmascarar estas falsas discusiones éticas, planteadas por países y organismos que planifican y financian otras destrucciones masivas.
Saludos
Laura

Pensamiento libre dijo...

Si los anónimos se diera un nombre aunque más no sea de fantasía sería más fácil responder.

ANONIMO 1: Los problemas éticos surgen de una falta de valorización de la vida. Sólo les preocupa el ser con "alma" enmarcados en su creencia de la dualidad materia-alma.

ANONIMO 2: Si, es evidente que es un continuo y que nosotros lo fraccionamos para su estudio, pero no es lo mismo la vida de una célula que aquella de un ser desarrollado, aunque claro tenemos ahí otro problema para marcar límites.

LAURA: gracias por pasar, me imagino que la he visto en otros blogs que ambos visitamos ¿Es usted? Su punto es preciso y certero, sin dudas el exceso de meticulosidad ética para las células no es el mismo que le dan a muchos de los que pisan a diario. Sin embargo no creo que sea una falsa discusión, incluso dejando de lado ideas como el alma, creo que no esta mal discutir sobre la vida. Los puntos que destaca no son excluyentes.

Anónimo dijo...

Tal vez no fui muy clara respecto a la "falsa discusión" Me refería a que este tipo de fundamentaciones elude, justamente, la discusión acerca de la vida, y el valor de la vida, encubriendo con un manto religioso un posicionamiento político-ideológico (a eso me refería cuando ironizaba con el alma musulmana del óvulo fertilizado) Considero que este tipo de discusión ética es fundamental en ciencia y en política científico-tecnológica. Se me ocure pensar que lo mismo sucede cuando se aborda el tema del aborto: la fundamentación es similar, al sostener que el aborto es la muerte de una persona, sin tener en cuenta el riesgo de muerte de la mujer que aborta en situaciones precarias y clandestinas. Nuevamente, cuál es el valor de la vida, qué vida tiene mayor valor? Perdón por irme por las ramas, pero...
Y sí, creo que soy la misma, lo he visto por el bar de don U, no?
Saludos
Laura

Pensamiento libre dijo...

Al contrario Laura, no solo no se fue por las ramas sino que comparto sus palabras.

Si, la he visto allí, en lo de Don U. dejando en involuntariamente en ridículo con su comentario justo y certero, a importantes carnotistas. Me honra con su presencia.

Anónimo dijo...

No me haga ruborizar, por favor! No es mérito propio, sólo continué una línea de trabajo propuesta por "otros"
Volviendo al tema de la vida, y el valor de la vida, pego una nota sobre la situación en Italia, donde se propone tratar la ley de aborto junto a la de pena de muerte. Más claro, oscuro...
http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=1602
Laura

Pensamiento libre dijo...

No sea tan modesta mujer, siempre la leo con humildad a prueba de balas.

El tema del aborto creo que es algo crucial que se debería estar discutiendo seriamente en todas las legislaturas. Las presentaciones italianas hasta donde conozco, son complicadas por el peso del estado parásito que tienen en la ciudad de Roma.

Pero es otro caso de una discusión mal planteada, no creo que exista alguien "a favor del aborto", en el sentido que alguien vaya a hacerse un aborto con alegría.
Es una discusión que debe estar asociada a la educación sexual intensiva, a la planificación familiar y al mejoramiento de las condiciones generales de trabajo y salud.

Porque desde que el mundo es lo que es, este tipo de acciones se viven de un modo y de otro muy distinto en función del nivel económico de los interesados.

Rawandi dijo...

Respuesta a la pregunta de "anónimo":

Un *embrión* es un feto que aún no ha cumplido ocho semanas de vida. Esta frontera de las ocho semanas no es moralmente relevante, pues el feto carece de vida mental (o dicho de otro modo, su cerebro no comienza a funcionar) hasta después del cuarto mes de embarazo, y sin vida mental no hay intereses morales que proteger. De ahí que una ley de plazos sea preferible a la ley de supuestos actual, que conculca intereses reales de la mujer en nombre de intereses fetales inexistentes.

Pensamiento libre dijo...

Gracias por el aporte y por pasar Rawandi. Personalmente no me entusiasma la idea de las categorías discretas en algo que es continuo, como la vida. Pero es evidente que no podemos priorizar la vida celular por sobre la vida de una persona adulta y desarrollada. Esta claro lo de los "intereses", pero tal vez no sea el mejor argumento para discutir estas cosas.

saludos.

Rawandi dijo...

Intentaré aclarar mi postura, que se inspira directamente en las ideas del filósofo australiano Peter Singer.

El fin de los derechos legales es proteger derechos morales, y los derechos morales únicamente pueden atribuirse a seres que tienen vida mental (estados mentales: deseos, "intereses"). Las personas se caracterizan por poseer un tipo de vida mental denominado autoconciencia. La capacidad de sufrir implica derecho a no ser torturado; la autoconciencia implica además derecho a la vida. El feto no alcanza la autoconciencia en ningún momento del embarazo.

El feto humano carece de vida mental durante los cuatro primeros meses de vida, luego durante ese tiempo el feto no puede tener derechos de ningún tipo. Por tanto, durante ese tiempo no hay colisión de derechos entre la mujer y el feto: La mujer es la única de los dos que tiene derechos porque es la única que tiene vida mental.

Pensamiento libre dijo...

Clarísima su postura Rawandi, un lujo como lo explicó. Disculpe mi ignorancia pero no conozco a Peter Singer, procuraré instruirme.

Ahora bien, me pregunto si lo mismo es entonces aplicable para una persona en estado vegetativo con encefalograma plano.

Saludos.

Rawandi dijo...

Peter Singer ocupa actualmente una cátedra de bioética en la prestigiosa Universidad de Princeton. En la Web encontrarás más de un millón de entradas acerca de él.

Un ser humano en estado vegetativo irreversible y un feto humano tienen en común el hecho de no ser personas: el primero ha dejado de ser persona mientras que el segundo nunca ha llegado a serlo. La diferencia está en que el ser humano puede haber especificado su voluntad antes de entrar en coma (por ejemplo, que se le mantenga artificialmente con vida, una decisión que debemos respetar siempre que el dinero necesario para ello proceda del propio interesado).

IDUS dijo...

Son diferencias que no parecen ser sutiles. Usted incluso pretende legislar como si fuera una máquina, olvidando que hay otras cosas en juego. ¿O sea que una persona que entra en coma vivirá o no dependiendo del dinero que tenga? Penoso lo suyo y lo de Singer. "Persona" como categoría legal no es algo absoluto, me imagino que se podrían considerar otras legislaciones más sanas desde la perspectiva cristiana ¿No le parece?

Rawandi dijo...

Idus, gastar dinero público en mantener con vida a un paciente que se halla en estado vegetativo irreversible es *peor* que emplear ese dinero en aliviar el sufrimiento de otros pacientes. Por supuesto, en este como en muchos otros casos la irracional moral cristiana se decantará por la opción que acarrea peores consecuencias.

IDUS dijo...

¿A usted le parece más iportante el dinero que la vida? A mi no. No soy opciones dicotómicas o una cosa o la otra. Lo que usted denomina "moral irracional" no es más que el orden natural de Dios, así que bien podría tener un poco más de humildad ante la vida. Que Dios lo bendiga y le de sabiduría, que le falta.

Anónimo dijo...

Pués yo aseguraría que un feto tiene capacidad para pensar, para soñar a partir de las seis semanas de vida...

Pensamiento libre dijo...

Las aseveraciones anónimas y sin respaldo no son más que expresiones de deseo. Pero no importa, siguiendo sus argumentos, me imagino entonces que estará a favor de la eutanacia en los casos en que una persona pierda esa capacidad por una lesión cerebral ¿no?