sábado, 1 de diciembre de 2007

Las dos vidas de Marcus R. Ross, entre la fe y la razón

El ser humano parece tener una fastidiosa necesidad a las analogías y extrapolaciones. La belleza de una metáfora rápidamente cae en desprestigio cuando lo que se busca con ella no es otra cosa que adoctrinar en creencias irracionales (1).

Del mismo modo, la evidencia fáctica que sustenta una determinada hipótesis o que permite falsearla, se ve prostituida si se la mezcla con interpretaciones forzadas y contradictorias con el resto del conocimiento científico. En este sentido una nueva oleada de negadores del proceso evolutivo, ha germinado desde el lugar menos pensado: Marcus R. Ross obtuvo su doctorado en geociencias en la Universidad de Rhode Island en Estados Unidos
(2).

Ross es partidario de lo que se conoce como “creacionismo de la tierra joven” (young earth creacionism YET)
(3) intenta distanciarse tanto de lo que considera como el “materialismo evolutivo” (es decir el análisis del hecho evolutivo), así como del acientífico y nada inteligente, “diseño inteligente” (conocido por sus iniciales en ingles ID).

Sus argumentos parten de considerar que la antigüedad de la tierra no es superior a los 10 mil años, asumir la literalidad del libro del génesis y conducir todas las interpretaciones del registro fósil a un solo lugar: el diseño. Claro que también considera que la antigüedad del universo es similar a la asignada al planeta tierra. Pero es solo una golondrina...una de tantas...En los Estados Unidos el 47% de los ciudadanos aceptan como válida esta visión y un 10% de los colegios cristianos arruinan la vida de los alumnos que asisten a sus aulas enseñándolo
(4).

Nacido bajo el reinado de Isabel (1581) y muerto bajo el poder de Cromwell (1656), el arzobispo de Armagh y primado de Irlanda, James Ussher, publicó en su "Annales veteris testamenti, a prima mundi origine deducti" (Anales del Antiguo Testamento, deducidos desde el primer origen del mundo) un profundo estudio de la cronología bíblica que otorgaba una fecha crucial: 4004 a.c. En muchas biblias, como por ejemplo la del rey Jacobo
(5) comenzó a incorporarse esta fecha en la primera página del génesis como el punto de origen de la creación de Dios.

A diferencia de Marcus R. Ross, James Ussher actuó aparentemente, con sobrada honestidad intelectual. No traicionó su formación y sus conocimientos (6)

En una de sus publicaciones: “The Cambrian Explosion: Biology’s Big Bang” (
7) conjuntamente con Stephen C. Meyer, Paul Nelson y Paul Chien, Marcus utiliza el siguiente razonamiento para fundamentar sus creencias:

1. Las grandes novedades evolutivas surgidas en el Cámbrico no tienen un “antecedente” Precámbrico en el registro fósil.
2. Los “diseños” de los Phyllum que se conocen a partir del Cámbrico indican que debería existir un antecedente.
3. La hipótesis de un diseñador (Dios) explicaría la aparición en el Cámbrico de tan diversos “bio-modelos”.

Si bien muchas de las observaciones realizadas desde el punto de vista geológico no son nuevas y de hecho son correctas, cabría preguntarse si es posible aplicar la rigurosidad de la falsabilidad científica, solo en los enunciados que no comprometan nuestras convicciones.
La supuesta “hipótesis” de un diseñador, ni siquiera es un enunciado científico. Dios no es contrastable. Las creencias científicas (enunciados provisorios, modificables, refutables, susceptibles de demostrar su falsedad) no se fundamentan en la fe (creer sin necesidad de enunciados provisorios, modificables, refutables, susceptibles de demostrar su falsedad). Marcus aplica “ciencia” para criticar a la evolución, pero aplica “fe” para sustentar su argumento ad-hoc de un diseñador. En síntesis, Marcus no brinda una explicación científica mejor y más simple, para sustentar sus críticas, solo da una consecuente con su ideología y su dogma cristiano. Sin embargo y paradójicamente, Marcus hace abuso de la teoría Thomas Samuel Kuhn (8), acusando a la geología actual de actuar bajo las anteojeras de un paradigma.

Marcus debería saber que no se puede servir a dos amos
(9) La ciencia y la religión son creencias con metodologías para la obtención del conocimiento, incompatibles por naturaleza. Quien se dedica a obtener conocimiento siguiendo uno de los métodos no debería (es obvio que si se puede: mintiendo) utilizar al mismo tiempo el otro.

¿Qué diríamos de un cirujano que se negara operar a su paciente, si antes de usar el bisturí no le permitieran mojarlo en agua bendita?

¿Seríamos pragmáticos ante el avance de un tumor inminente o nos preguntaríamos cuántas otras cosas en el ejercicio de la medicina deja, nuestro cirujano, en manos de la fe?

Tranquilidad, Marcus solo tiene un doctorado en geología
.


(2)
http://www.nytimes.com/2007/02/12/science/12geologist.html?ex=1328936400&en=c3267d075279160b&ei=5088&partner=rssnyt&emc=rss
(3) www.nagt.org/files/nagt/jge/abstracts/Ross_v53n3p319.pdf
(4) Forrest, Barbara (May,2007), Understanding the Intelligent Design Creationist Movement: Its True Nature and Goals. A Position Paper from the Center for Inquiry, Office of Public Policy, Washington, D.C.: Center for Inquiry, http://www.centerforinquiry.net/uploads/attachments/intelligent-design.pdf Retrieved on 2007-08-22; Forrest, B.C. and Gross, P.R., 2003, Evolution and the Wedge of Intelligent Design: The Trojan Horse Strategy, Oxford, Oxford University Press, 224 p., ISBN 0195157427)
(6) S.J. Gould "Caída de la casa Ussher", publicado en "Ocho Cerditos", Ed. Drakontos, 1994. original: Gould, S.J., Fall in the house of Ussher, Natural History 12(11):12–21, 1991.)

6 comentarios:

Estudiante crónica dijo...

No entiendo, Marcus cree que la tierra no tiene mas de 10 mil a#os, y escribe sobre la explosion cambrica, que fue hace 580-500 millones?

Pensamiento libre dijo...

Gracias por pasar.

Si es difícil de entender, pero él utiliza toda la "nomenclatura" geológica como las unidades geocronológicas y cronoestratigráficas. Sin embargo asume que "fallan" las dataciones. Y podemos agregar incluso otro detalle interesante, trabajó con el registro fósil de mosasaurios, unos reptiles marinos extintos (ahora son vino blanco) del Mesozoico (e.g.: http://www.oceansofkansas.com/2ndMosaMtg/Abstracts.pdf)

¿Piensa que se le movió un pelo? en absoluto.

De todos modos debería decir que cita más de lo que afirma cuando habla de geología. Y cuando habla de la explosión Cámbrica tal como se conoce la comenta como el pensamiento de otros autores.

Estudiante crónica dijo...

Estamos hablando de una diferencia de 500 millones de a#os, no un mas-menos 20 millones. No cree en el Carbono 14? Hay gente rara.

Pensamiento libre dijo...

Creo que sólo cree en el C14 que tiene una vida media bastante "chiquita" con 5.700 años aproximadamente.

Para valores mayores hay otros métodos como el K-Ar que permiten hacer inferencias de mayores antiguedades.

estrella fugaz dijo...

Por que no se habla de la adecuacion en cada acto de la evolucion???,pareciera que esta proporciona todo a todo lo que necesita para adaptarse a un entorno,de ahi el diseño por necesidad inteligente,tonta la evolucion no es,no fue una casualidad y nada mas,la evolucion como la cuentan parece un cuento de niños.

Pensamiento libre dijo...

Gracias por pasar Estrella.
Mirá no me queda muy claro lo que decís. La adaptación en si misma no es mnás que una pequeña parte en el proceso evolutivo. Un caracter que surge a consecuencia de la selección natural. Pero no todo lo que es útil a un ser vivo surge por selección, y por ende no todo lo útil es una adaptación.

De casualidades te diría que no se habla. Al contrario, las contigencias históricas te muestran que somos causa de nuestro pasado.

Si comparto que suele enseñarse mal el proceso evolutivo, pero ese es otro problema.

Un saludo.